16 Dic

Este año el grupo de apoderados y amigos, llamado Acción NSDC, mantuvo el compromiso adquirido el año 2019 con el Comedor Padre Pío, perteneciente a la Parroquia Jesús Señor de la Vida, y continuó entregando almuerzos a personas en situación de calle en el centro de la Población La Bandera, comuna de San Ramón.

Para abastecer los almuerzos, el año anterior se realizó una colecta en cada curso del colegio, cosa que la pandemia imposibilitó en este año.  Pero la generosidad de muchos apoderados y amigos del Colegio se hizo presente de muchas formas, y se consiguió financiar todas las visitas del año 2020 al comedor.

Los cambios que les impuso el virus a estos voluntarios fuerons muchos, pero lograron salir airosos.

Coordinación Tecnológica: 

La tecnología (ya parte de nuestra vida en plenitud) hizo lo suyo: se creó un grupo de WhatsApp donde todos los apoderados del colegio se pueden inscribir para participar, tanto presencialmente, como con donación de alimentos (los ingredientes del menú de la semana).

Modo Covid:  

La tarea de continuar tuvo sus exigencias, pues hubo que adoptar protocolo Covid, para la entrega de alimentos. Esto implicó que el número de voluntarios por visita se redujera, los niños ya no pudieron asistir y los almuerzos se entregaron en modalidad «para llevar».

Pero venía más. La creciente necesidad de alimentación, producto de la crisis económica palpable en la comuna de San Ramón, como en tantas otras, hizo que aumentaran el número de visitas al comedor. Aumentaron el número de comidas a dos veces al mes, siempre pensando en entregar a cada comensal una comida preparada con amor fraternal. Así, aparecieron en esos menús, pastel de choclo, lasaña bolognesa, asado alemán con puré, budín de jurel, entre otras exquisitas preparaciones, siempre acompañadas con pan, postre, jugo y una sopa, té o café, para calentar el cuerpo los días fríos.

Nuevos voluntarios

Además lograron motivar la participación de otro grupo de voluntarios, de la rama de rugby del Prince of Wales Country Club, que empezaron a ir también mensualmente al lugar, inicialmente junto a Acción NSDC y luego de forma independiente.

Esperamos que el próximo año esta linda iniciativa siga creciendo y tomando fuerza, gracias a la cooperación de toda la comunidad NSDC, para “En todo, Amar y Servir”.

Felicitaciones a este grupo de apoderados por su generosidad, la solidez de su compromiso y  su perseverancia en tiempos difíciles!

1 Comment

Dejar un comentario