05 Ago

El viernes 30 celebramos en el colegio el Día de San Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús y de la espiritualidad que sostiene nuestro colegio y todos los colegios de la REI.

Iniciamos el día con una reflexión en cada curso dirigida por los profesores jefes.

Tanto en el 1° como en el 2° Ciclo, la reflexión estuvo centrada en el conocimiento de la persona de San Ignacio de Loyola y su historia. Esto lo hicieron viendo el video de San Ignacio y luego reflexionando sobre este. Terminaron la mañana realizando una oración de Pausa Ignaciana y creando un material didáctico a partir de lo compartido.

En el caso del 3° Ciclo, la reflexión estuvo más centrada en un ejercicio de oración personal a través de una Pausa Ignaciana en donde reconocieron sus propias heridas, y desde ellas (heridas) se preguntaron ¿Cómo podemos ver nuevas todas las cosas en Cristo? Más tarde los y las estudiantes hicieron una reflexión como curso, teniendo como centro un tema entregado por la Pastoral del colegio: El país, la naturaleza, los empobrecidos, los discriminados, el colegio, la humanidad. Finalmente, crearon un afiche que mostró la mirada nueva que han volcado en el tema que les asignaron.

Además, en el transcurso del día los diferentes ciclos participaron en liturgias organizadas con mucho cariño por la Pastoral del colegio. En las que los diferentes cursos recibieron símbolos que les recuerden lo que rezaron durante el día.

Los y las funcionarios/as del colegio también participaron durante esta gran celebración:

Finalmente, el sábado 31 de julio, nos unimos como colegio con toda la Comunidad Ignaciana en la misa organizada por la Compañía de Jesús, a cargo del provincial Gabriel Roblero SJ, en donde fuimos invitados a cultivar nuestra paciencia, a detenernos un momento y tomar las bienaventuranzas como una forma para el buen vivir, y a desarrollar la compasión al modo de Jesús. Todo esto teniendo presente el lema: “Ver nuevas todas las cosas en Cristo”, el cual implica mirar el dolor, sentir impotencia, pero también, ilusionarnos por un mundo mejor, construyendo en colaboración una sociedad más justa y colaboradora.

Estamos muy felices por la celebración vivida y esperamos seguir creciendo como Comunidad durante este Año Ignaciano.

Dejar un comentario