19 May

Con la participación de una gran cantidad de familias, profesores y personal del colegio, estudiantes, ex alumnas, ex apoderados, ex profesores y amigos de nuestra comunidad, celebramos en una emotiva eucaristía los 25 años de nuestro colegio.

En la misa celebraron junto a nosotros los sacerdotes jesuitas Agustín Moreira -nuestro capellán-  y los padres Juan Ochagavía, Guillermo Baranda, Roberto Saldías y Héctor Guarda.

Fue una ceremonia llena de signos en que agradecimos a Dios por estos 25 años en que, como colegio católico, hemos buscado evangelizar y llevar Su mensaje de amor y vida a nuestras familias y estudiantes.

También agradecimos a la Compañía de Jesús, que a través de muchos sacerdotes amigos nos ha acompañado e inspirado, y a todos  quienes durante estos años han formado parte de esta comunidad: profesores, estudiantes, apoderados y  auxiliares, que han dejado su huella en nuestra historia, y a quienes actualmente siguen siendo parte de este gran proyecto que desde hace 25 años ha ido haciendo vida el lema: “En Todo Amar y Servir”.

Al finalizar la eucaristía, nuestra directora Isabel Fuenzalida, habló en nombre de las fundadoras del colegio. En sus palabras, siguiendo la forma ignaciana de tiempos, lugares y personas, recordó los principales momentos que marcaron y definieron la historia del colegio. Entre ellos destacó el discernimiento inicial, hace 27 años, que llevó a las fundadoras a confirmar la idea de un proyecto educativo ignaciano laico, en ese entonces para mujeres, y los principios y valores que lo regirían.

Señaló que el año 91 “Comenzamos a educar a 92 niñas que dieron origen a nuestro colegio. 78 familias confiaron en este proyecto, al igual que el grupo de profesores que dio cuerpo a este sueño.”

“La compañía de tantos jesuitas que nos ayudaban a seguir discerniendo lo mejor para esta comunidad escolar naciente, …, nos llevaron, …, a formar, con los otros colegios laicos que surgieron en esa misma época, la Red Educacional Ignaciana.” “…para pensar y soñar juntos esta educación ignaciana laica, que con cierta audacia nos atrevimos a proponer”

Al referirse a los cambios sociales que han impactado al colegio e innovaciones que se han ido realizando mencionó:

“…quizás la más visible sea la transformación a colegio mixto, a partir de la opción de las familias chilenas por educar a sus hijos e hijas en un mismo colegio.”

Además,“…en tiempos de dificultad de nuestra Iglesia, nos hemos visto desafiados para que nuestros estudiantes se abran a la trascendencia y al sentido de vida, mostrando que la opción por Jesucristo sigue valiendo la pena, al igual que el servicio a los demás.”

Isabel Fuenzalida también agradeció a todos quienes trabajaron y se comprometieron para hacer realidad este proyecto, partiendo por las propias familias y mencionando a Patricia Pascual, una de las fundadoras y primera directora del colegio que no pudo estar presente en este día. También agradeció a la Compañía de Jesús representada en los padres provinciales, los sacerdotes que han participado del consejo directivo y  los capellanes que nos han acompañado y apoyado todo el proceso.

“Agradecer muy especialmente a todos nuestros educadores: a los profesores y ayudantes, que han hecho realidad en su labor diaria, los sueños del Proyecto Educativo. A todas las personas que hoy y durante los años recorridos, han trabajado en el colegio, haciendo vida nuestro lema de En Todo Amar y Servir.”

Al finalizar, reafirmó el compromiso de “seguir construyendo nuestro colegio como una comunidad de educadores, estudiantes y apoderados que favorezca el desarrollo integral y espiritual de cada uno de sus miembros; abiertos al trabajo con otros, en busca de la construcción de una comunidad educativa que contribuya a una sociedad más justa, al servicio de nuestro país y de nuestra Iglesia.”

Dejar un comentario