04 Ago

Las experiencias de servicio son una de las vivencias centrales de nuestro currículo integral, ya que permiten a las alumnas encontrarse con una realidad diferente a su vida diaria, ampliando sus horizontes e invitándolas a realizar acciones concretas de servicio, trabajo y compromiso ciudadano por el bien común. Este año, por primera vez, las alumnas de I Medio se incorporan a realizar una experiencia de este tipo.

Un grupo de apoderados de Caminantes B, se organizó para ayudar a la Corporación MOVILIZA; como vieron que las necesidades eran mayores que las que ellos podían cubrir, sugirieron a pastoral un trabajo que involucrara a otros participantes y un compromiso concreto y permanente. Dada esta situación, establecimos redes de trabajo con dicha corporación, en su Residencia para la Superación de la Región Metropolitana, ubicada en Estación Central. Esta residencia se enmarca en el programa Noche Digna del Ministerio de Desarrollo Social, siendo un espacio que acoge a personas en situación de calle por el tiempo que les tome reinsertarse laboral y socialmente, además de experimentar el desarrollo de un espacio comunitario de convivencia.

El compromiso empeñado fue habilitar una salita de estar para los hijos de las personas que temporalmente están en la casa de acogida, ya que es un lugar que se inició como espacio exclusivamente de adultos.

Durante la preparación de esta intervención, las alumnas de I medio se organizaron y lograron levantar un proyecto completo y acabado, pensando en todos los detalles que hicieran de una pieza de 3×2 metros, un espacio acogedor para niños, reconociendo este lugar como un hogar.

Las habilidades de todas las alumnas se pusieron en juego y con un cariño inmenso, lograron llenar de color y vida una sala llena de oportunidades para los más pequeños de este lugar.

Dejar un comentario