12 Jun

El día martes 10 de junio se celebró con el primer ciclo, Pentecostés. Para esto se realizó una liturgia con el fin de celebrar con alegría el acontecimiento del Espíritu Santo en medio de los apóstoles.

Cada niño y niña recibió una llamita como símbolo del Espíritu Santo y en conjunto revivieron lo sucedido, por medio de la lectura Bíblica representada por las educadoras de preescolar y narrada por el celebrante. Posteriormente, se hizo una reflexión y se le pidió al Espíritu Santo que se quedara en los corazones de cada uno. Además, se invitó a los niños y niñas a demostrar las virtudes que cada uno tiene y amar a los otros.

La liturgia fue un acto simbólico que permitió a las y los  estudiantes más pequeños comprender qué es lo que se estaba celebrando, de manera que para ellos Pentecostés también tuviese sentido.

Dejar un comentario