16 Abr

Antes del Facebook, del Instagram, de los celulares; 5 educadoras tuvieron un sueño que trascendería los tiempos

Margarita Lagos Gude

Isabel Fuenzalida Risopatrón

Patricia Pascual Kelly

Josefina Joannon Errázuriz 

Mónica Denegri Morales

 

Hace 30 años, en 1991, nacía el colegio Nuestra Señora del Camino, fundado por estas cinco mujeres como respuesta a la necesidad de educación femenina en la espiritualidad ignaciana. El proyecto fue acogido y apoyado desde sus inicios por la Compañía de Jesús, y comenzó con el lema de ese año ignaciano “en todo amar y servir”.

“Comenzamos a educar a 92 niñas que dieron origen a nuestro colegio, 78 familias confiaron en nosotras, al igual que el grupo de profesores que dio cuerpo a este sueño” (Isabel Fuenzalida – Directora del Colegio).

Adecuándose a las exigencias que iban surgiendo, el colegio – que en un comienzo se encontraba ubicado en Avenida Ossa – pasó a incorporar una segunda sede en la calle Warren Smith el año 1996, la cual reunía los cursos desde 4º básico hasta la enseñanza media.

Enfrentadas con la necesidad de integrar ambas sedes en una sola comunidad escolar, se inició una búsqueda que culminaría en septiembre de 1999 con la adquisición de un terreno y la construcción del colegio definitivo (ubicado en la calle Vicente Pérez Rosales), mismo año que saldría de IV Medio la primera generación.

El 2007, Mónica Denegri, Margarita Lagos, Isabel Fuenzalida y Josefina Joannon se vieron enfrentadas al desafío de incluir a niñas y niños en el colegio, esto en respuesta a una necesidad de las familias que querían educar a sus hijos e hijas otorgándoles la misma formación. Así, tras un proceso de discernimiento, el 2008 entraba a Prekínder la primera generación mixta, que este 2021 se graduará de IV Medio.

Para realizar esta transformación, el colegio ejecutó las adaptaciones necesarias, adoptando el Proyecto Educativo de la Red Educacional Ignaciana. Todos estos cambios le permiten hoy alcanzar con su propuesta pedagógica a hombres y mujeres, y dar una formación integral, de calidad, para que sean personas que contribuyan a construir una sociedad más justa y solidaria.

Con la llegada del 2020, la pandemia global por el virus Covid-19 traería el confinamiento a todas las instituciones educacionales del país y del mundo, y con ello un nuevo desafío.

Desde la espiritualidad ignaciana, mirando el contexto, y atentos a los signos de los tiempos, el colegio asumió el reto de la educación virtual. Para ello, debió buscar las herramientas que les permitieran seguir siendo comunidad a pesar de la distancia física, y dar continuidad al proceso formativo y de aprendizaje de los y las estudiantes.

“Los comedores, dormitorios y otros espacios de los hogares de nuestros estudiantes, junto al computador, el celular y los artefactos tecnológicos, se convirtieron en el nuevo espacio educativo, con todas sus oportunidades y desafíos. Fue un arduo trabajo para muchos de nosotros, pero nos demostró que el lugar es una circunstancia más del desafío de enseñar. La esencia no está ahí, sino en el encuentro” (Isabel Fuenzalida – directora del colegio)

La solidaridad, aspecto fundamental de la vida comunitaria y de la formación que entrega el colegio, también estuvo presente ese año. Con la generosidad y compromiso de todos quienes forman la comunidad NSDC, realizaron proyectos para apoyar en las diversas necesidades que surgieron al interior del colegio. También elaboraron campañas para salir en ayuda de los más necesitados.

Para los y las estudiantes el 2020 fue un año de reflexión. “En tiempos de pandemia aprendí muchas cosas, lo más importante fue entender el mundo y cómo este me afecta, qué me provoca, qué puedo aportar a la sociedad y cómo puedo cambiar el efecto negativo que este puede llegar a tener en mí, por ejemplo, con los estereotipos de belleza, la violencia machista, las desigualdades en todos los ejes de la sociedad. Así también aprendí sobre mí misma, ya que nunca había estado tanto tiempo sola.” (Florencia Yáñez – estudiante de III Medio B)

En estas condiciones especiales el colegio Nuestra Señora del Camino inició el 2021, año en que celebra 30 años desde su fundación.

“El año 2020 y ahora el 2021 están siendo años históricos y desafiantes. La lucha ha estado en sostener el sueño inicial de formar hombres y mujeres conscientes, reflexivos, generosos y comprometidos, que sean capaces de aportar en la creación de una sociedad justa y solidaria que conviva en forma armoniosa con el medio ambiente. Entendiendo que tenemos que realizar el sueño utilizando las nuevas tecnologías, con todos sus alcances y restricciones”. (Josefina Joannon – Encargada de Comunicaciones y Admisión)  

En el área académica, comenzaron con anterioridad la transformación educativa requerida para el siglo XXI, estos últimos años los/as profesores/as han sido capacitados en diferentes áreas, tales como: Inteligencias Múltiples, Aprendizaje basado en problemas o basado en proyectos, trabajo cooperativo en grupos de base, formales o informales, rutinas de pensamiento, aprendizaje interdisciplinario y colaborativo, entre otros.

Como nos explica Ana María Saldías, Directora Académica “A esto que ya habíamos emprendido, en estos últimos dos años sumamos el aprendizaje sincrónico, asincrónico y las plataformas educativas que hoy nos acompañan: Classroom, Meet, Zoom, Formularios, Jamboard, entre otras”.

Las nuevas herramientas tecnológicas y el desarrollo de clases híbridas han requerido un gran esfuerzo de capacitación del personal e inversión en tecnología. Nicolás Bravo – jefe del Departamento de Informática – cuenta que “la modalidad de clases híbridas son todo un reto desde el punto de vista técnico. Son más de 27 salas que deben funcionar de manera perfecta en cuanto a conectividad, equipamiento computacional y audiovisual para que nuestros profesores y estudiantes tengan la mejor experiencia”

Además de la preocupación de estar vigente en el área virtual, el enfoque del colegio ha sido dirigido a la salud mental de la comunidad NSDC, como nos detalla Victoria Campillo – Encargada de Convivencia Escolar “Este año tenemos tres ejes fundamentales, en primer lugar, está el bienestar emocional de la comunidad escolar en general, también hay que continuar con el desarrollo de las competencias vinculadas a Ciudadanía digital, entregando herramientas a estudiantes, padres y profesores en relación con el autocuidado y cuidado del otro. Por último, continuar promoviendo las medidas sanitarias vinculadas al contexto Covid-19”.

Conjuntamente Pía Lira – Encargada de Pastoral Familiar -, informa que en el área de la solidaridad Existen diversos desafíos, partiendo por poder realizar el “Bingo solidario” este año con éxito en modalidad online, continuar ayudando a nuestros hermanos de la Parroquia Santa Cruz con lo que ellos necesitan, realizar la campaña de cuadraditos y frazadas en el invierno y estar atentos a nuevas necesidades que surjan al interior de la comunidad”.

Por su parte el estudiante Ricardo Román, alumno de III Medio A, contó que el CENSC se ha propuesto “Mantener una comunicación directa con los estudiantes, poder conocer y representar sus necesidades durante el año. Además de integrarnos y relacionarnos con los alumnos y alumnas de otros colegios”.

Son 30 años desde que los pasillos del colegio cobraron vida, desde que las familias, niños/as, papás, abuelos/as, profesores/as, auxiliares, directivos, alumnos/as y exalumnas apostaron su confianza y entrega en la construcción de un sueño. Treinta años de encuentros con Cristo, competencias deportivas, primeras comuniones, graduaciones. Treinta años de una comunidad que ha formado mujeres y hombres comprometidas/os con la sociedad para en todo amar y servir.

Por todo esto y mucho más, felicitamos y agradecemos el extraordinario camino recorrido por la comunidad del Colegio Nuestra Señora del Camino.

 

1 Comment

Dejar un comentario